LA PANOSTEITIS O COJERA DEL CACHORRO

También conocida como cojera del cachorro, porque suele aparecer a partir del quinto mes. Esta enfermedad suele aparecer de forma espontanea y su origen hasta el momento no se encuentra muy claro. Algunos científicos proponen que pueda tener caracter hereditario, puesto que parece que afecta más a unas razas que otras, mientras que otros proponen que puede estar inducido por situaciones de estres, infecciones víricas o bacterianas.
La enfermedad aparece habitualmente entre el quinto y el decimocuarto més de edad, y afecta con mayor frecuencia a machos que a hembras, aunque existen casos de cachorros con tan solo dos meses de edad e incluso perros maduros que han desarrollado la enfermedad.Las primeras descripciones de la enfermedad tienen su origen a medidados del siglo XX al documentarse la enfermedad en pastores alemanes y a pesar del tiempo transcurrido hasta hoy, el origen de la enfermedad continua siendo un misterio, aunque existen diversas teorías que intentan explicar el origen de la enfermedad.De esta forma, se ha llegado a sospechar que la enfermedad pudiera estar causada por una infección bacteriana, aunque todos los estudios realizados para confirmar esta hipótesis no han logrado arrojar resultados, pueso que no se ha logrado aislar ningún tipo de bacteria asociada a la enfermedad, ni los tratamientos antibioticos resultan eficaces para lograr eliminar la enfermedad. Sin embargo en estudios realizados mediante la inoculación de medula osea de perros enfermos en el interior de huesos de perros sanos, se ha comprobado que se contrae la enfermedad, por lo que se especula con que pueda ser transmitida mediante algún tipo de virus, hipótesis que daría explicación a algunos de los síntomas asociados a la enfermedad, como la presencia de fiebre, las alteraciones en los leucocitos, tonsilitis o anorexia.Por otro lado, otra derivación interesante de la teoría vírica consiste en que la descripción de los primeros casos de panosteitis coinciden en el tiempo con la disponibilidad en el mercado de las vacunas contra el moquillo, así como que ha sido posible detectar la presencia de virus del moquillo en el tejido oseo de animales enfermos, aunque aún será necesario realizar más estudios de investigación para confirmar esta teoría.Otra de las líneas de trabajo para detectar el origen de la enfermedad consiste en determinar su origen genético, puesto que se suele manifestar con más frecuencia en determinadas razas de perros, por lo que se piensa que con haya alguna probabilidad respecto a cierta predisposición genética.También se ha asociado el origen de la enfermedad a alteraciones inmunológicas, biológicas o hematológicas, a la presencia de niveles elevados de calcio y proteinas en la dieta del cachorro, e incluso a la actividad de parásitos, aunque lo cierto es que el origen de la enfermedad continua siendo un misterio cincuenta años despues de su descubrimiento. La principal manifestación de esta enfermedad se produce por la aparición de una cojera repentina en alguna de las extremidades, preferentemente en las delanteras, que no tiene porque coincidir con la realización de ejercicio intenso o el haber sufrido algún tipo de traumatismo. Esta cojera, puede a su vez trasladarse a alguna de las restantes extremidades, o bien desaparacer, para volver a aparecer en periodos variables de tiempo, por lo que la búsqueda de tratamientos eficaces resulta muy dificil, en la medida que algunos perros se recuperan de forma espontanea, con o sin tratamiento, para volver a recaer al tiempo. Como métodos de diagnóstico, pueden emplearse la realización de placas de rayos X, las cuales muestran una densidad de hueso superior a la habitual, fundentalmente en los huesos largos, aunque puede ocurrir que no se perciba ningún tipo de alteración. Por otro lado, también puede diagnoticarse, o al menos puede servir de orientación respecto a la patología mediante la aplicación de una ligera presión con las manos sobre las estremidades, ante lo cual el cachorro reaccionará mostrando síntomas de dolor. En la mayoría de los casos, los síntomas de cojera manifiesta pueden manifestarse durante un periodo variable comprendido entre uno y dos meses, aunque en algunos casos esta cojera puede persistir hasta un año durante ciclos variables de tiempo.
Actualmente, algunos veterinarios recomiendan la ingesta de piensos con una cantidad reducida de calcio, sustituyendo
la formulación para cachorros por otra para perros adultos, aunque no está del todo demostrado la eficacia de esta medida, puesto que si bien el contenido de calcio en los piensos para animales adultos es menor, también lo es el contenido de proteinas y de energía de dichos piensos, por lo que la ración a suministrar al cachorro debe de ser superior, con lo que la ingesta final de calcio puede llegar a ser muy similar a la proporcionada con un pienso para cachorros.
Respecto al tratamiento, debido a su naturaleza y su origen desconocido, a día de hoy no existe un tratamiento específico de la enfermedad, y lo único que puede hacerse es actuar sobre la sintomatología clínica, mediante la administración de antiinflamatorios, como el ácido acetilsalicilico o la familia de los antinflamatorios no esteroideos (AINEs) derivados del ácido 2-arilpropiónico, como por ejemplo el carprofeno.

Volver Arriba

 

 

Boyero de Berna Club Argentino
infobbca@yahoo.com.ar