DISPLASIA COXOFEMORAL

Posicionamiento del perro para la placa radiológica

El perro, debe ser profundamente sedado o anestesiado a fin de manifestar un profundo relajamiento muscular, será puesto en posición decúbito dorsal, el tórax deberá estar introducido en un soporte para mantener correctamente la posición; la articulaciones anteriores deberán estirarse hacia la zona craneal, mientras que las posteriores a la vez que se estiran -movimiento de extensión- se posicionarán estiradas hacia atrás y las articulaciones femorotibiorrotulianas giradas hacia dentro.
La radiografía deberá incluir toda la cadera, los fémures, rótulas y las mesetas tibiales.
La cadera deberá estar simétricamente colocada, los fémures deberán estar paralelos y las rótulas centradas.

Características necesarias en la radiografía

Calidad: La Radiografía deberá ser de buena calidad y deberá estar bien contrastada. 
Posicionamiento: La cadera deberá estar simétricamente colocada, los fémures deberán estar paralelos y las rótulas centradas
Si la cadera se encuentra un poco girada, se observará que los agujeros obturadores NO son iguales y coincidentemente con eso la articulación del lado del agujero obturador que se ve más chico, se mostrará  muy perjudicada, es decir con un grado mayor del correcto.
Muchas veces la laxitud en animales jóvenes favorece el mal posicionamiento de la cadera. Hay que tener en cuenta en el momento de la toma que todos los huesos que componen la cadera  se muestren simétricos:   Alas de los ileon iguales, cuerpos de los ileon de igual diámetro y agujeros obturadores idénticos.
Si los fémures no están paralelos ocurre también que favorecen o perjudican la posición de las cabezas femorales en relación a los acetábulos.
Las rótulas en su posición central permiten ver correctamente el ángulo que se forma entre la cabeza, el cuello y el cuerpo de los fémures, lateralizando además el trocánter mayor de cada uno.

Clasificación por grados de la displasia de cadera

Esta clasificación está basada exclusivamente en las manifestaciones que pueden verificarse por exámenes radiológicos. Está formulada lo más claramente posible.
El método oficial para la toma y la lectura de la placa de Rx es el de Norberg. El estudio se basa en: 
- Forma y profundidad del acetábulo
- Forma y posición de la cabeza de fémur
-Alteraciones osteoartriticas secundarias
- El ángulo de Norberg, que lo forman 2 rectas que unen los centros de las cabezas femorales y los puntos mas externos de los bordes del acetábulo. 

Valoración de la DC según Mueller y Saar (1966)

Mueller y Saar propusieron una clasificación en los siguientes grados, adoptados en gran parte en la región de habla germana para todas las razas:

Sin indicio de  DCF

Sospecha de DCF         

Ligera DCF

Mediana DCF

Grave DCF

0-0  (-,-)

0-1  (-,+) Forma de transición

1º (+)

2º (+,+)

3º y  4º


Las alteraciones de los distintos grados de DC fueron descriptas por una Comisión de la FCI  (Federacion Cinologica Internacional ) en los siguientes términos (Dr. Wilgheim Brass y col., 1978):
Se actualizan permanentemente  .  Lo que llamamos índice de Norberg es lo que aún está en vigencia y es lo que adoptamos como referencia para el diagnóstico.

Caracteristicas de los grados de displasia de cadera

 - Sin indicio de displasia de la articulación coxofemoral    0-0:

La cabeza del fémur y el acetábulo son congruentes, y el ángulo según NORBERG (en posición: miembros extendidos) es de 105º o más. El reborde cráneo lateral del acetábulo está afilado o ligeramente redondeado. El intersticio articular es estrecho y uniforme.

La radiografía ventro dorsal de una cadera normal muestra una cabeza femoral bien formada, con una perfecta adaptación a la superficie articular del acetábulo, que a su vez es profundo y abarca o recepciona más de la mitad de la cabeza del fémur.

- Forma de transición (sospecha de DC) 0-1:

La cabeza del fémur y el acetábulo son en un escaso grado incongruentes con un ángulo Norberg  de 105º o más, o bien el ángulo Norberg es inferior a 105º, siendo congruentes la cabeza femoral y el acetábulo. Puede haber pequeñas faltas de precisión en el borde craneal, caudal o dorsal del acetábulo.

El concepto de «sospecha de DC» ha sido ampliamente reemplazado por la expresión de «forma de transición» o «caso limite». Quiere decirse con ello que en tales casos no se trata de animales con una DC diagnosticada, sino más bien de formas articulares todavía dentro del marco de la zona de variación anatómica.

- DC Ligera   1º :

La cabeza del fémur y el acetábulo son incongruentes, el ángulo Norberg es alrededor de  100º y/o el reborde cráneo lateral esta ligeramente aplanado. Puede haber faltas de precisión o como máximo, ligeros indicios de alteraciones osteoartrósicas en el reborde craneal, caudal o dorsal del acetábulo.

Una displasia leve muestra un ligero desplazamiento lateral de la cabeza femoral, permitiendo movimiento o juego dentro de la articulación. Pueden presentarse irregularidades o ligeros signos de cambios osteoartrósicos del borde acetabular craneal, caudal o dorsal, así como en la cabeza o el cuello femoral.

- DC Mediana   2º :

Clara incongruencia entre la cabeza del fémur y el acetábulo, con sub-luxación. El ángulo Norberg es superior a 90º (sólo como referencia). Aplanamiento del reborde craneal del acetábulo y/o señales osteoartrósicas.
La cabeza del fémur puede no ser esférica.

El cuello del fémur adopta a  menudo una forma cilíndrica y puede verse más corto.

- DC Grave  3º y 4º :

Llamativas alteraciones displásicas en las articulaciones de la cadera, así como, p. Ej., luxación o acentuada sub-luxación, ángulo Norberg inferior a 90º, claro aplanamiento del reborde craneal del acetábulo, deformación de la cabeza del fémur (forma de seta, aplanada) u otras señales osteoartrósicas.En casos de sub luxación o luxación completa, donde las cabezas femorales mantienen una muy escasa superficie de contacto con los acetábulos, los signos clínicos se presentan con todo el abanico de posibilidadesRadiológicamente los cambios son muy evidentes: Osteoartritis degenerativa de los acetábulos, tendencia al aplanamiento, artrosis y osteofitos alrededor y en la superficie articular, deformación de las cabezas y cuellos femorales, refuerzos de la cápsula articular y resistencia a la extensión y a la  buena posición de los miembros.

Prevencion

Se recomienda evitar la reproducción de todos los animales afectados.

El diagnóstico precoz de la enfermedad permitirá, dentro de lo posible, controlar su evolución.
Hay que evitar la sobrealimentación; alimentación excesivamente rica en proteínas y energía; alimentación deficitaria de baja calidad y la administración incontrolada de calcio en todos los cachorros

El ejercicio intenso o trabajo corporal excesivo. Los movimientos y esfuerzos excesivos de las articulaciones de la cadera por largas marchas o entrenamientos demasiados intensivos, favorecen en una articulación displásica los procesos degenerativos y desembocan en un desgaste prematuro. Por otra parte, es favorable la existencia de una buena musculatura y muy desfavorable una musculatura flácida

Dra. Ana María Robles                                                                              
Gutemberg 3881 – Villa Devoto – Buenos Aires
Tel:  4502 4860  // 15 6703 6644
anarobles@fibertel.com.ar
 - anarobles@mayorslab.com.ar

 

 

Boyero de Berna Club Argentino
infobbca@yahoo.com.ar