"Algunas recomendaciones para comprar un cachorro"

 

El fin de este artículo es el de poder ayudar a todas aquellas personas que están interesadas en adquirir un cachorro. Es importante comprender que la mayoría de estas recomendaciones son generales a todas las razas. Lo que pretendemos es dar una norma general que sea útil para la selección de un cachorro.

1) Tomar la decisión  de comprar un perro, es quizás el momento más importante, ya que toda la familia debe tener presente que está adoptando un integrante más de la misma.  No debe ser una decisión tomada a la ligera,  ya que será nuestro compañero a lo largo de muchos años, por eso debe estudiarse detenidamente cuál es la raza que más se adapta a nuestras necesidades. Ninguna raza es adaptable a las necesidades de todas las personas, cada una posee características diferentes, respetando su patrón genético. No se puede pretender que un animal puramente de compañía tenga a la vez aptitudes  de defensa.

2)  Una vez que decidida la compra de un ejemplar de una raza determinada, es importante que el mismo tenga sus papeles de inscripción en la  Federación Cinológica Argentina (FCA). No es un simple trámite, ya que  en estos papeles se encuentra todo el árbol genealógico de  nuestro futuro perro, y a la vez nos garantiza que los perros son criados bajos las normas que exige la Federación.  Así sabremos cuáles son sus padres y cómo es la historia de su progenie. A través de investigar los nombre de los padres, conoceremos las futuras aptitudes de nuestro cachorro. Controlar que los papeles sean realmente de la FCA, ya que no son admitidos papeles de otras instituciones, carecen de valor. La FCA es la única entidad reconocida internacionalmente para otorgar esta certificación.

3) Es muy recomendable visitar el criadero para  conocer  las condiciones sanitarias y de limpieza del ambiente donde fue criado.
 
4) La primera norma de selección  consiste en conocer las cualidades naturales de los padres, y si es posible, su línea de sangre (porcentaje de individuos aptos en su progenie).

5) Luego se debe evaluar la calidad de la madre: grado de atención de los cachorros, estabilidad en el carácter, etc. La integración social  o la autonomía del perro dependen en gran medida de la relación con su madre. Es por eso también  muy importante  no separar el cachorro de su madre hasta que estén dadas las condiciones de maduración del cachorro, nunca antes de la octava semana. La madre juega, enseña, pone límites, utiliza el mismo idioma, por eso, separar el cachorro prematuramente es educarlo sin naturalidad y sin los matices sutiles de la auténtica progenitora.

6)    En la camada debemos buscar un cachorro que se integre en los juegos comunes y que busque interacción entre los hermanos, la madre y los criadores humanos. También es importante  observar que ante un acontecimiento  nuevo muestren autonomía e interés por explorar. Es importante diferenciar autonomía  de independencia

Autonomía: el cachorro busca jugar con sus hermanos y con los criadores.  Ante una novedad, se acerca a explorar. Acepta correcciones de la madre sin miedo, ante una experiencia mala, se asusta un poco pero después actúa normalmente  Sabe refugiarse en la madre.

Independencia: juega solo y le molesta ser interrumpido por  sus hermanos o criadores. Tiende a ignorar las novedades. Rechaza el contacto con gente nueva. Ante un susto se refugia en un rincón. Esta característica los hace poco aptos para el trabajo.

7) El cachorro debe estar desparasitado, por lo menos dos veces. Junto con el cachorro se debe desparasitar a la madre. Igualmente, cuando se retira un cachorro de su criadero debe hacerse un examen parasitológico, para conocer si debe ser tratado individualmente. Controlar bien  los certificados de vacunación  y desparasitación.

8) Al elegir un cachorro de nuestra raza  se recomienda solicitar certificados de libre de displasia de los padres. Se debe controlar la mordida del cachorro, no debiendo ser prognático, ni enognático, la mordida debe ser en tijera, los dientes  superiores deben apoyarse sobre los dientes inferiores. Controlar también el color de los ojos, recordar que no están permitidos los ojos celestes. El pelaje debe ser tricolor, no debe faltar ninguno de los tres colores, negro, blanco y marrón fuego.

 

Es el deseo del BBCA que conozcan y disfruten de esta maravillosa raza, orientando a los futuros compradores hacia un adquisición segura, para que eviten los problemas que pueden encontrar con criadores inescrupulosos, que crían fuera del estándar de la raza, sin condiciones sanitarias adecuadas, sin controles radiológicos, y  sin las certificaciones que acreditan la identidad y la pureza de la raza.

 

Boyero de Berna Club Argentino
infobbca@yahoo.com.ar